pixel fb camp
telefono Lunes a Viernes
8 am a 21 pm

contacto

contacto
¿Necesitas ayuda?

Maneras en que las compañías pueden inspirar a su staff a actuar frente al cambio climático

ComunicadosArtículo25 de octubre de 2021

Todas las empresas tienen un rol vital para enfrentarse a los desafíos del cambio climático.

Share this

“Hacerse verdes” y confrontar los inmensos desafíos que presenta el cambio climático nunca ha sido más importante para las empresas. Los clientes lo quieren. Los reguladores gubernamentales lo exigen. Y los inversores lo valoran cada vez más.

Una reciente encuesta global del Institute for Business Value de IBM descubrió que el 71 por ciento de los empleados y los que buscan empleo consideran que las empresas sostenibles en lo que se refiere al medio ambiente son “empleadores más atractivos”. De hecho, casi la mitad de los encuestados dijeron que aceptarían un salario menor para trabajar en una organización con un compromiso genuino con el planeta. Claramente, los empleados están cada vez más motivados por los temas verdes.

Como explica Linda Freiner, Líder de Sostenibilidad del Grupo en Zurich Insurance Group (Zurich):

“La presión para que las empresas abracen la sostenibilidad viene de todos lados. Pero, dado que muchos de sus empleados ya son apasionados de la causa, ésta también es una enorme oportunidad de interactuar de manera positiva con ellos, al dar el ejemplo respecto de la acción climática”.

Entonces, ¿cómo pueden las empresas aprovechar esta oportunidad verde? Aquí hay algunas maneras en que las compañías pueden inspirar a su staff a actuar frente al cambio climático:

1. Preferir el traslado sostenible

Globalmente, el transporte representa alrededor del 16 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Los viajes de traslado aportan una proporción notable de estas emisiones, especialmente en los países con grandes poblaciones urbanizadas. En el Reino Unido, por ejemplo, los traslados representan el 15 por ciento de todos los viajes y el 20 por ciento de la distancias total recorrida cada año. Entonces, si las empresas son serias acerca de ayudar a sus empleados a reducir su huella de carbono, el mejor lugar para empezar es con su traslado diario. Hay varias formas de hacerlo, por ejemplo, dando facilidades de estacionamiento a los colaboradores que se trasladen en bicicleta. La bicicleta es la manera más sostenible (y saludable) de ir a trabajar. Los gobiernos están alentando a los pasajeros a usar bicicletas introduciendo ciclovías segregadas, pero las empresas pueden hacer su parte brindando un lugar para dejar las bicicletas seguras, ofreciendo planes de compra de bicicletas deducibles de impuestos e instalando puntos de carga para las bicicletas eléctricas. Las bicicletas eléctricas tienen el potencial de revolucionar los traslados diarios. En una de las nuevas superautopistas para bicicletas de Copenhague’, por ejemplo, el traslado promedio de un ciclista ahora es de 15 kilómetros, en gran medida gracias a las bicicletas eléctricas. Las credenciales ambientales de las bicicletas eléctricas son excelentes: después de calcular las emisiones de CO2 producidas para generar la electricidad, la huella de carbono de una bicicleta eléctrica es 2,6 gramos de CO2 por milla. Esto se compara con los 150 gramos para la mayoría de los autos eléctricos y 136 gramos para los scooters.

2. Reducir los desperdicios en el lugar de trabajo

Si las empresas van a anunciar sus credenciales verdes a sus clientes con bombos y platillos, deben asegurarse de que sus propias oficinas se gestionen de una manera ambientalmente responsable. La manera más efectiva es garantizar que todos los edificios estén aislados correctamente de acuerdo a los estándares más altos y construidos con materiales sustentables bajos en carbono o reciclados y reciclables. Los edificios nuevos bien diseñados pueden ser carbono cero, sin requerir calefacción o refrigeración, lo que reduce las emisiones y los costos operativos de manera dramática.

Otras reducciones en la energía y las emisiones pueden venir desde la instalación de interruptores de luz sensibles al movimiento a la publicación de carteles alentando a los empleados a usar las escaleras en lugar del ascensor, pequeñas cosas que pueden hacer una diferencia tangible. IBM, por ejemplo, ha logrado ahorrar más del 5 por ciento del uso total de energía de la compañía al trabajar con su personal en un programa de conservación de energía para varias décadas. Otras empresas, como IKEA, han ido más allá al instalar paneles solares para abastecer de energía a sus tienda con el objetivo de convertirse en una exportadora de energía neta. Al mismo tiempo que introdujo medidas para conservar la electricidad y el agua, además de alentar la reutilización y el reciclado, Accenture ha reducido sus emisiones de CO2 a menos de la mitad por empleado.

Al establecer los estándares más altos en el lugar de trabajo, las empresas pueden apoyar a su personal a transferir sus hábitos amigables con el medio ambiente de trabajo a su hogar y hacer una diferencia significativa a su huella de carbono individual.

3. Proyectos de héroes que pueden hacer una diferencia

Reducir el consumo de energía diario y aumentar la reutilización y el reciclado alienta a los empleados a pensar en las pequeñas cosas. Pero las iniciativas verdes importantes pueden inspirarlos a pensar en grande, a usar su imaginación y ayudarlos a sentirse parte de la solución global. BASF, por ejemplo, invitó a su personal a nominar proyectos corporativos con voluntarios en una de las tres áreas centras de la compañía: alimentos, energía inteligente y vida urbana. Luego, los empleados votaron por sus favoritos, se seleccionaron 150, que iban desde proyectos para proporcionar agua potable en África hasta apoyar la apicultura en América del Norte.

De manera similar, Zurich Insurance Group promueve su propio proyecto ambiental en Brasil, el Proyecto Zurich Forest, en colaboración con el Instituto Terra sin fines de lucro. A través de esta iniciativa verde pionera, Zurich ha patrocinado la plantación de un millón de plantículas de hasta 120 especies nativas seleccionadas, apoyando el crecimiento de un bosque nativo saludable.

A mismo tiempo que tiene un impacto positivo significativo en la biodiversidad local y en el medio ambiente, Zurich además usa el bosque como un ejemplo tangible de acción climática para compartir con los colegas. Se alienta a los 55.000 de Zurich a colocar su nombre a un árbol y convertirse en guardián del bosque. Les dan actualizaciones periódicas, como fotos de animales salvajes volviendo a las áreas forestadas e historias sobre la importancia de preservar esos ecosistemas para las futuras generaciones.

4. Construir la sostenibilidad en la marca

Hemos mirado acciones específicas que las compañías pueden tomar para incorporar la sostenibilidad en lo que hacen. Pero, tal vez, el impacto más profundo puede lograrse cuando las compañías incorporar la sostenibilidad en quiénes son. Para hacerlo, la posición de la compañía en los temas verdes debe ser sinónimo de su marca. La empresa de ropa Patagonia, por ejemplo, ha creado una serie de avisos de la marca que alientan a la gente a no comprar cosas nuevas y a reparar las viejas, incluyendo sus propios productos. Unilever ha hecho de la sostenibilidad una parte de su identidad corporativa, incorporándola dentro del logo actualizado de la compañía. Alentadoramente, Unilever descubrió que su Marcas de Vida Sostenible, que son las partes de la empresa que están “realizando acciones para apoyar el cambio positivo para las personas y el planeta”, creció 69 por ciento más rápido que el resto del negocio y logró tres cuartos del crecimiento global de Unilever. A su vez, esto ha llevado a la extendida adopción de la sostenibilidad entre los empleados de la compañía, un 76 por ciento opina que su rol en el trabajo les permite contribuir a cumplir con la agenda sustentable, y alrededor de todos los empleados nuevos mencionan las políticas éticas y de sostenibilidad de Unilever como la razón primera para unirse a la compañía.

Esto resalta un punto importante: que para incorporar a la sostenibilidad a su marca realmente, las compañías necesitan encontrar una manera de combinar acciones amigables con el medio ambiente con el éxito comercial.

Como explica John Scott, Líder de Riesgo de Sostenibilidad en Zurich:

“Las empresas pueden tener un rol importante para abordar el cambio climático, pero tienen que hacerlo construyendo la sostenibilidad en su negocio central. Las empresas más exitosas son aquellas cuyos valores de sostenibilidad están integrados en lo que hacen por sus clientes y empleados. Complacen a sus clientes y atraen y retiene a sus empleados porque no solo hacen el bien, sino que además son comercialmente exitosos”.

Zurich no asume ninguna responsabilidad por los comentarios y/o recomendaciones aquí contenidos, su utilización o consideración son de exclusiva responsabilidad del lector.